Foro Plantas

Plantas, flores y arboles => Bonsái => Mensaje iniciado por: Saikei en 24 de Julio de 2016, 10:00:05 am

Título: Jade cuidados
Publicado por: Saikei en 24 de Julio de 2016, 10:00:05 am
Cuidados Bonsaí jade
Cultivo del bonsái de jade
La crassula arborescens, conocida como árbol de jade, es una especie perennifolia tropical de exótica belleza, originaria del sur de África, de hojas lisas, gruesas y redondeadas de color verde intenso, tronco delgado y floración color rosa en invierno y comienzo de primavera, de muy fácil multiplicación por esqueje a partir de una sola hoja en un sustrato arenoso y apenas humedecido.
Condiciones óptimas para su cultivo
El bonsái de jade requiere de sol directo durante todo el año, produciendo un tono rojizo alrededor de las hojas, pero soporta bien las temperaturas muy bajas. Su cultivo en ambientes interiores es bien tolerado y de rápido crecimiento, siempre y cuando tenga contacto con la luz solar.

(https://www.foroplantas.com/imagenes/d1469350764.jpg)

Suelos, Riego y Abonado del bonsái de jade
El sustrato ideal para el cultivo de esta especie debe contener  40% de arcilla granulosa y 60% de arena de río. Requiere poca humedad, el riego cada cinco días durante el verano y cada quince o veinte días en el invierno y un abonado mensual entre la primavera y el verano con abono líquido serán suficientes para su óptimo mantenimiento.
Recomendaciones de Poda y Pinzado
La poda del bonsái de jade debe realizarse durante el periodo de crecimiento, eliminando hojas viejas de la parte inferior y cortando troncos y ramas de hasta cinco centímetros de diámetro. Pinzar los tallos tiernos durante la primavera para producir ramificaciones e ir formando el modelado.
Trasplante y Alambrado del bonsái de jade
El bonsái de jade debe ser trasplantado cada dos años, siempre a principios de la primavera, antes que brote, realizando al mismo tiempo la reducción de una tercera parte del largo de las raíces. El alambrado debe realizarse con precaución por lo quebradizo de sus hojas y tallos y protegiendo siempre la corteza, preferiblemente con corcho.