Foro Plantas
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Flor de Jericó y sus propiedades

Dalia

Flor de Jericó y sus propiedades
« en: 22 de Mayo de 2018, 08:49:58 pm »

La anastatica hierochuntica, conocida como Rosa o Flor de Jericó, Doradilla o Planta de la Resurrección,  aunque es originaria de Afganistán puede ser hallada en zonas desérticas al norte da áfrica y del medio oriente, Palestina, Egipto y  orillas del Mar Rojo, a donde es arrastrada con facilidad por el viento debido a su escases de raíces, a lo cual se hace referencia en pasajes bíblicos alusivos al paso de Jesucristo por el desierto donde una de estas misteriosas flores impulsada por el viento le sale al paso para ofrecerle gotas de agua y siendo bendecida por el maestro pasa a ser considerada sagrada. Desde épocas milenarias esta planta era llevada por los mercaderes a los más remotos lugares donde era muy apreciada como talismán. La característica más curiosa y peculiar de esta especie es su capacidad de revivir aun después de muchos años de haber sido cortada y estar completamente seca. Cuando se seca se contrae y adopta la apariencia de una pelota mustia y apretada y al entrar en contacto con el agua se extiende y adopta un color verde intenso.

Flor Jericó y sus propiedades

A la Flor de Jericó le han sido atribuidos simbolismos y propiedades mágicas en diversas culturas desde tiempos remotos y aun en la actualidad es utilizada para variados rituales alrededor del mundo. Entre las propiedades que le son atribuidas destaca la capacidad de absorber energías negativas del entorno y transformarlas en positivas, generando vibraciones de alta pureza capaces de atraer paz, amor, salud, riqueza, prosperidad, abundancia y protección. Para mantenerla como amuleto en el hogar o negocio se puede adquirir seca y sumergirla completamente en un bol de vidrio con abundante agua templada durante uno o dos días hasta que reviva y emerja el espíritu del desierto que, según antiguas tradiciones, se esconde en su interior.