Foro Plantas
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Jardín árabe y sus características

Jose

Jardín árabe y sus características
« en: 29 de Marzo de 2020, 06:13:20 pm »

Los jardines árabes son admirados en todo el mundo no solo por la gran belleza de sus elementos ornamentales sino por la simbología que encierran. Al igual que los jardines orientales, los jardines árabes son espacios especialmente diseñados para pasear, descansar y meditar en paz y armonía, disfrutando los regalos y alimentos que nos brinda la naturaleza, expresamente ofrecidos, entre otros placeros, en las escrituras sagradas del Corán a sus fieles devotos. Su ubicación ideal, buscando siempre esa sensación de intimidad que lo caracteriza, se sitúa en un patio interno del hogar y sus elementos fundamentales son el agua que refresca el ambiente, purifica y da vida y la vegetación que proporciona sombra, alimento y placer a nuestros sentidos.

Jardín árabe con sus características

El espacio destinado a la creación de un jardín árabe debe ser grande, de forma rectangular, más bien alargado, dividido por arcos, pasajes estrechos, rejas y otros elementos estructurales que generen diversos y misteriosos ambientes a lo largo de camineras pavimentadas provistas de bancas para el descanso, dispuestas en forma de pasarelas. El agua siempre ocupa el lugar central del jardín árabe aportándole frescura a todo el ambiente, sonido y movimiento, ya sea recorriéndolo a través de canales e introduciéndose en los distintos ambientes o en pilas, estanques y fuentes adornadas con exóticas plantas acuáticas y dispuestas en cada estancia. Los árboles característicos que deben estar presentes en el jardín árabe son los damascos, los dátiles, los naranjos, el limón, las palmeras, el boj y el ciprés, plantas con flores de colores intensos como las rosas y plantas aromáticas dispuestas en macetas que le confieren al ambiente un aroma muy especial. Todos estos elementos, en contraste con el árido paisaje de los territorios árabes, representan un verdadero espectáculo para los sentidos y un bálsamo para el espíritu.