Foro Plantas
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Mensajes - Dalia

Páginas: 1 ... 4 5 [6]
76
Arboles / Espumilla
« en: 23 de Septiembre de 2015, 06:10:31 pm »
Espumilla
La espumilla es uno de los arbustos más vistosos. A su profusa floración estival, debe agregarse una otoñada rojiza formidable. Y cuando está sin hojas, la belleza de su tronco constituye un atractivo adicional. De crecimiento lento, presenta ejemplares de buen porte y también variedades enanas.Nombre común
Espumilla, crespón, lila de Indias, árbol de Júpiter, mirto crepé. 
Nombre científico y orígen
Lagerstroemia indica L.
Familia: Litráceas
Asia y Oceanía.
Aspecto y porte
Arbusto de follaje caduco que alcanza los 4-5 m. de altura. Corteza lisa, de color canela claro,
Hojas: alternas, pecíolo corto, elípticas, de 2 a 7 cm. de largo.
Flores: de hasta 4 cm. de diámetro, con pétalos cordados, finamente unguiculados, dispuestas en amplias panojas erguidas, terminales, de color blanco, violeta, rosado, lila, fucsia, etc.
Fruto: Cápsula subglobosa.


Espumilla

Exposición
Pleno sol. No es tolerante a vientos fuertes.
Temperatura
Se adapta muy bien a temperaturas estivales. Resiste los fríos invernales.
Suelo
Fértiles, húmedos pero bien drenados, livianos.
Riego
Mantener húmeda la tierra alrededor de las raíces con riegos frecuentes en verano, sobre todo cuando el ejemplar es joven.
Plantación
Mejor a fines del invierno, estableciendo plantas provenientes de esquejes o de almácigos sembrados el año anterior.
Cuidados
No requiere cuidados especiales.
Enfermedades y plagas
Requiere control del oídio en el momento de la brotación primaveral, para lo cual se utiliza azufre mojable o algún otro fungicida. Revisar la presencia esporádica de insectos.
Uso
Ornamental. Se destaca profusión de flores en varios colores, su otoñada rojiza y su tallo.
Debe tenerse en cuenta que es de crecimiento bastante lento.
Lucimiento
En grupos de unas plantas ubicadas próximas o como ejemplar aislado, es sumamente vistosa.
Plantas amigas
Se puede asociar con otros arbustos en bordes mixtos, sobre todo en el caso de las variedades enanas.
Multiplicación
Se propagan fácilmente por esquejes en invierno o por semillas, sembradas a fines de invierno.
Poda
Se poda en invierno para lograr una abundante floración en la próxima temporada. Florece en las ramillas del año.

77
Arboles / Cercos vivos
« en: 23 de Septiembre de 2015, 06:02:27 pm »
Cercos vivos
Siempre verdes, enmarañados, floridos o recortados, a cada jardín su estilo
La mayoría de los jardines en Uruguay son medianos o chicos; muchos de ellos consisten sencillamente en una mancha de césped y un cerco alrededor. En estos jardines los cercos merecen que les prestemos la mayor atención posible. Con planificación, ayuda profesional y mantenimiento adecuado lograremos cercos funcionales y bellos, para disfrutarlos por años.
 
Cerco de rosas contra la calle. Jardín en el departamento de Colonia, primavera.
Los cercos vivos, verdaderos muros de plantas, están formados por árboles y arbustos agrupados, así plantados para separar el jardín de la calle, de jardines linderos o delimitar áreas interiores. Además de su utilidad práctica como pantallas protectoras o visuales, los cercos cumplen funciones estéticas de gran importancia. Los cercos son más que una frontera que delimita al jardín. Lo enmarcan, le dan jerarquía, subrayan su condición de habitación-paisaje, y además lo vinculan de manera indisociable con el entorno inmediato: los árboles de la vereda, los arbustos de los vecinos integran visualmente nuestro jardín, y condicionan su diseño.
Cercos vivos
Funciones de los cercos
- Delimitan, crean un ambiente íntimo y protegido. 
Pero, a diferencia de un muro sólido, permiten
conservar cierta transparencia.
- Son reguladores bioclimáticos: filtran el viento y dan sombra.
- Actúan como pequeños corredores ecológicos, dando refugio a diferentes especies animales: pájaros, insectos, batracios y hasta roedores.
- Atenúan los sonidos de la calle y nos protegen del polvo.
- Aportan color al jardín con su follaje, sus flores y frutos.
- Constituyen un excelente marco para los canteros florales.
- Ayudan a disimular vistas poco atractivas.
- Fomentan la valorización del paisaje: un cerco vivo refleja el paso de las estaciones y nos deleita con aromas y colores ayudándonos a comprender los procesos naturales.
Tips: Hable con ellos. Hay que tener en cuenta qué tienen plantado los vecinos. De nada servirá que invirtamos en un excelente cerco vivo para que luego los vecinos levanten un muro o planten árboles que compitan por el sol. Lo mejor es consultarse y trabajar juntos.

Tipos de cercos de arbustos
1 Formal o clásico
Cerco usualmente compuesto por una sola especie de arbustos de 
follaje persistente y compacto, que deben ser podados sistemáticamente para mantener su forma definida. Excelente opción para grandes extensiones y para dar formalidad al jardín. No llama particularmente la atención, pero sirve como telón de fondo para el destaque de otras plantas.
Especies tradicionales
Cotoneaster
Crataegus
Cupressus
Juniperus
Ligustrina
Myoporum acuminatum (“transparente”)
Pyracanta
Thuya
Si elegimos arbustos de hoja caduca, en los meses de invierno se verán desnudos, y si elegimos arbustos que tengan floración perderemos la mayoría de las flores al tener que recortarlos.
¡Cuestión de gustos!
2 Informales
También llamados semilibres o modernos, son el tipo de cercos que vemos con más frecuencia. Incorporan movimiento e informalidad manteniendo la forma definida pero no estricta. Usualmente mixtos —es decir formados por diferentes especies— pueden combinar follajes persistentes y caducos. Las podas no son tan frecuentes ni tan estrictas como en los cercos formales, lo que permite usar arbustos que se destaquen por sus flores o frutos.

Sombra ligera                                                                       
Abelia x grandiflora
Aucuba japonica
Buxus sempervirens
Camellia japonica
Clerodendrum bungei
Fatsia japonica
Fucsia spp.
Hybiscus syriacus
Hydrangea macrophylla
Hypericum mosereanum
Gardenia jasminoides
Ligustrum lucidum
Ligustrum cinensis
Rhododendron indicum
Viburnum tinus

Zonas costeras
Acacia trinervis
Aloe arborescens
Cordylini australis (drácena)
Dodonea viscosa
Eleacnus commutata
Nerium oleander
Myoporum laectum
Euonimus  japonica
Phornium tenax
Pittosporum tobira
Rafiolethis umbellata
Tamarix spp.
Yucca spp

3 Libres o salvajes
Formados con plantas variadas que se dejan crecer libremente, incluyendo alguna que aparece espontáneamente. Son recomendables para grandes extensiones donde se lucirán las formas naturales de las especies elegidas, sus texturas, flores y frutos.
En jardines más pequeños son una opción más difícil porque alcanzan un tamaño muy grande y no tenemos la perspectiva para apreciarlos en su conjunto. En estos jardines resultan impactantes por un tiempo, pero luego necesitan una poda drástica porque de lo contrario terminarán siendo demasiado anchos y se secarán abajo y en el medio; las plantas lucharán por recibir más sol creciendo hacia arriba sin mantenerse compactas.

4 Minimalistas
Los jardines minimalistas usan pocos elementos logrando con ellos un alto impacto visual. Para un cerco minimalista es preciso elegir especies que se destaquen por su follaje o forma, plantarlas siguiendo un diseño de líneas simples bien definidas, y mantenerlas en su forma original mediante podas y mantenimiento apropiados.

Especies más usadas    
Paspalum haumanii
Buxus sempervives (boj)
Pittosporum nana
Phormium

Planifiquemos antes de plantar
1 Definir la función que va a cumplir el cerco, qué estilo queremos, qué vistas queremos tapar y cuáles valorizar.
2 Considerar el tipo de suelo, la exposición al sol, la disponibilidad de agua, los vientos predominantes, la cercanía o no de la costa marítima.
3 Diseñar: tomar medidas, definir formas, alturas, colores, texturas del futuro cerco.
4 Confeccionar una planilla con las plantas que nos gustaría poner, las condiciones que requieren y las que presenta nuestro jardín. Esto nos ayudará a elegir las especies que se adaptarán mejor.
5 Conseguir las plantas: ir a viveros de confianza con nuestra planilla. Elegir plantas sanas y lo más grandes posible. Si tenemos dudas pedir consejo.
6 Antes de plantarlas, presentar las especies elegidas en el lugar previsto para confirmar o corregir nuestro diseño.
7 Plantar: hacer un buen pozo, poner un buen sustrato y respetar las distancias entre las plantas.

Tiempo al tiempo
No existen cercos instantáneos. Tendremos que esperar por lo menos uno o dos años para que empecemos a ver lo que imaginamos.
Los arbustos que vamos a plantar serán seguramente ejemplares jóvenes que se van a desarrollar en nuestro jardín. Por lo tanto, no olvidemos preguntar al viverista cuál va a ser el tamaño final y cuánto tiempo necesitarán para alcanzarlo.

Antes que nada
Salvo que nuestro suelo sea excepcionalmente rico, antes de plantar debemos mejorar la estructura e incorporar nutrientes. Así ayudaremos a que el nuevo ejemplar se adapte rápidamente y empiece a crecer.
Si no queremos dejar huecos, podemos plantar inicialmente los arbustos bastante juntos y más adelante sacar algunos. Otra solución, respetando las distancias debidas, es llenar los huecos con plantas más pequeñas -herbáceas o florales de crecimiento rápido_ que, cuando crezcan los arbustos, cambiaremos de lugar.

Mantenimiento de los cercos
PODA, FERTILIZACIÓN, RIEGO Y TRATAMIENTOS SANITARIOS: cuatro tareas imprescindibles. Sin embargo, la que inmediatamente asociamos con los cercos es la poda. El objetivo de la poda es mantener el arbusto sano y dentro de la forma deseada. Todos los cercos necesitan ser podados: escasamente si se trata de un cerco libre, y en forma exhaustiva si es formal.
-    Las podas de formación se hacen en los primeros dos o tres años de instalados los arbustos. Cortando las yemas principales lograremos cercos más tupidos.
-    Las podas de sanidad se hacen cada vez que se necesiten; se sacan las ramas muertas, las enfermas y los chupones.
-    Las podas para mantener la forma se realizan según la especie respetando la naturaleza del arbusto. Los arbustos de crecimiento más rápido deben podarse
-    más a menudo; si no los podamos van a crecer dejando huecos e irán perdiendo la forma, con la poda correcta prolongaremos su vida por más tiempo.
-    Si queremos modificar el tamaño de un cerco (o si lo dejamos sin podar y creció demasiado perdiendo su función o su encanto), la solución no es hacer una poda drástica que puede terminar matándolo, sino hacerlo por etapas, dándole tiempo a que se recupere antes de podar más corto.
-    Si no logramos recuperar la forma deseada, tendremos que considerar cambiarla. En tal caso, si no podemos salvar la parte de abajo, debemos elegir las plantas que queremos conservar, podarlas como arbolitos y llenar los huecos con otros arbustos y plantas que crecerán a la sombra de los más grandes.

78
Arboles / Arbustos los comodines de nuestro jardín
« en: 23 de Septiembre de 2015, 05:43:45 pm »
Formando grupos o aislados, como fondo para destaque de otras plantas o como punto focal, en cercos perimetrales o como tapizantes, en macetas o jardineras, los arbustos nos ayudan a dar forma y color al jardín durante todo el año, proporcionando verticalidad y volumen con su follaje.
El tamaño del jardín define la cantidad y porte de los ejemplares que pondremos. Hay algunas reglas que no fallan: ponerlos en número impar formando grupos definidos y sencillos, respetar el tamaño final de cada uno, y no amontonarlos para que se distingan unos de otros.
Lo más difícil de lograr es que los diversos follajes se entremezclen y se complementen sin que unos tapen a otros.
La clave del éxito es elegir bien las especies, respetar las distancias de plantación y realizar las podas adecuadas.
Bien usados y respetados son fantásticos.
¿Planta grande o árbol pequeño?
Son plantas a escala humana, que exhiben su belleza a la altura de nuestros ojos; no nos obligan a mirar hacia arriba, como los árboles, ni hacia abajo como las florales.
Los arbustos tienen tallos leñosos, no tiernos. A diferencia de los árboles, que suelen tener un tronco único, son generalmente ramificados desde la base. Su altura no supera los 5 m, pero es frecuente mantenerlos entre 1 y 2 m de alto. A algunos, que dejamos crecer más alto, solemos llamarlos arbolitos, como la camelia (Camellia japonica), la adelfa (Nerium oleander), la espumilla (Lagerstroemia).
Jardín lindo todo el año
En nuestro país podemos darnos el lujo de disfrutar la belleza del jardín los
doce meses del año. Los arbustos nos ofrecen una gama amplísima de formas, texturas, aromas y colores a lo largo de las estaciones. A la hora de decidir, busquemos informarnos sobre los valores estéticos de las especies candidatas.
Flores. Grandes, chicas, en panojas, solitarias, exóticas o sencillas. Salvo el negro puro, encontramos todos los
colores en la floración de los arbustos.
Hojas. Todos los matices de verde (claro, amarillento, oscuro, brillante); variegadas (verde y blanco, verde y amarillo); verde con manchas (amarillo o blanco); rubras (púrpura); grisáceas (plateadas, glaucas).
Frutos. Blancos, amarillos, naranjas, rojos, morados, azules, negros; de primavera, de otoño, en algunos casos comestibles, en otros únicamente decorativos.
Aromas. Varias especies de arbustos tienen flores u hojas muy perfumadas, sea durante todo el día o a ciertas horas.
Diseño: algunas pautas
Altura. Los de primera magnitud van detrás, a continuación los de segunda magnitud y por delante los de tercera magnitud.
Follaje. Poner los arbustos de follaje persistente al fondo; delante los de follaje caduco. Los más difíciles de ubicar son los de follaje semipersistente, porque pierden las hojas casi entrada la primavera, cuando todo está brotando.
Primera magnitud: más de 2 m de altura.
Segunda magnitud: 1 a 2 m de altura.
Tercera magnitud: menos de 1 m de altura.
Follaje persistente o perennifolio: sus hojas se renuevan permaneciendo con follaje verde todo el año.
Follaje caduco o caducifolio: pierden totalmente sus hojas a comienzos del otoño e invierno. Según la especie con un llamativo cambio de color antes de la defoliación (cuando caen las hojas).
Follaje semipersistente: dependiendo de la temperatura pierden total o parcialmente las hojas.
 Del verano al otoño: hibisco, pyracantha, cotoneaster
La herencia de nuestros antepasados europeos también se deja ver en los jardines: los inmigrantes trajeron las plantas que estaban acostumbrados a ver, que eran parte de su paisaje natal. Cotoneaster, pyracantha , viburno, ligustro, laureles, eleagnus, boj llegaron a nuestro país como exóticas y se hicieron tan comunes que hoy las consideramos un ornamento clásico de parques, jardines y avenidas. Entrado el siglo xx se les unieron otras exóticas, como el hibisco, que se volvieron igualmente populares.

79
Arboles / Ombu
« en: 23 de Septiembre de 2015, 05:36:57 pm »
Ombú
Nombre común: Ombú, bella sombra, rey de la pampa
Nombre científico: Phytolacca dioica L Clase Magnoliopsida, fam. Phytolaccaceae.
La palabra Phytolacca proviene del griego Phyton = planta y lacca = laca, aludiendo al color carmín del jugo del fruto de algunas especies. La palabra dioica alude a la separación de las flores femeninas y masculinas en pies diferentes.Aspecto y porte.  Árbol dioico de hasta 14 metros de altura.
Muy ensanchado en su base y con varias ramas fuertes, copa amplia, redondeada y frondosa.
Follaje. Caduco (= que pierde las hojas en otoño), de color verde claro.
Origen y hábitat. Argentina,  sur del Brasil, Paraguay y Uruguay.
Crece aislado en la pradera, en monte ribereño o formando islas de ombúes en algunos casos. Pese a su fuerte vinculación con el folclore argentino, los ejemplares que aparecen en la pampa son plantados ya que no es un árbol típico de esa región.

Ombu

Hojas. Simples, alternas, oval-elípticas, de 5 a 13 cm de largo,  pecíolo notable, borde íntegro, glabras (=sin pelos) en ambas caras, nervios rojizos.
Flores. Actinomorfas (= con simetría radial), sin pétalos, blancas o amarillo verdosas, dispuestas en racimos largos. Florece a fines de primavera.
Fruto. Baya (= fruto carnoso) de color verde amarillento, dispuestas en racimos colgantes en los ejemplares femeninos. Fructifica en verano y otoño.
Uso. Se cultiva como ornamental y para sombra. No tiene madera. Produce una sustancia que repele  los insectos y se dice que debajo de su copa no hay moscas. La infusión de sus hojas es emética y la de la raíz es antirreumática. Las cenizas tienen potasa y se usan para fabricar jabón.
Se dice que atrae los rayos por su alto contenido en agua.


80
Arboles / Grevillea
« en: 23 de Septiembre de 2015, 05:31:06 pm »
Grevillea
Nombre común
Grevillea, roble sedoso, falso roble.
Nombre científico y origen
Grevillea robusta Cunningham ex R. Brown. Familia: Protáceas
Australia (costa este).Aspecto y porte
Árbol de gran porte, tallo principal recto hasta el extremo de la copa; puede alcanzar los 25-30 m de altura. Copa ovoide u oblonga, densa. Follaje persistente. Corteza finamente rugosa, grisácea.
Hojas: simples, alternas, bipinnatisectas (con apariencia de hojas pinnadas o bipinnadas), segmentos agudos y lóbulos agudos de márgenes revolutos, de 25-30 cm de largo, discoloras, con el haz verde oscuro y el envés tomentoso de color gris blanquecino.Flores: hermafroditas, dispuestas de a dos en amplios y muy densos racimos unilaterales, los que a su vez se disponen de a 2-3 sobre ramillas laterales cortas. Sostenidas por pedicelos largos, apétalas, con cáliz tubuloso, estambres y estilo largos. Rojo anaranjadas hasta amarillas.

Grevillea

Frutos: folículos leñosos de 2 cm de largo, de color marrón oscuro, uni o biseminados, ovales, sostenidos por el pedicelo largo y conservando restos del estilo curvo también lignificado.
Exposición
Pleno sol.
Temperatura
Se adapta a un amplio rango de temperaturas; soporta las heladas.
Suelo
Preferiblemente suelos aluviales, fértiles, con buena textura y profundidad, pero se adapta muy bien a suelos arenosos. Deben evitarse suelos muy arcillosos.
Riego
Se debe suministrar riego cuando los ejemplares son jóvenes.
Plantación
Mejor a fines del invierno o principios de primavera, estableciendo ejemplares de buen porte, preferiblemente con un mínimo de 1 m de altura.
Cuidados
No tiene requerimientos especiales; soporta condiciones de sequía si es una planta adulta.
Enfermedades y plagas
No se registran por lo general. Esporádicamente se observa presencia de cochinillas y la fumagina asociada a las mismas.
Usos
Ornamental: Siempre se destaca por su porte y profusión de flores grandes, sumamente vistosas.
Lucimiento: Como ejemplar aislado o en grupos, llama la atención por la belleza de sus flores y su follaje discolor.
Plantas amigas
Se puede asociar con otros árboles en parques de buenas dimensiones.
Multiplicación

Se propaga fácilmente por semillas, sembradas hacia fines de invierno o principios de primavera.
Poda
No se suele podar.

81
Jadin / Plantas tapizantes, rastreras o cubresuelos
« en: 23 de Septiembre de 2015, 05:21:29 pm »
Alfombras vegetales de bajo mantenimiento
Tapizantes, cubresuelos... no son una clase de plantas, son especies vegetales muy diversas que cumplen con la  función de cubrir superficies horizontales: unas porque crecen más a lo ancho que a lo alto, como ciertos arbustos y coníferas; otras porque se extienden mediante estolones, como las violetas; otras por ser trepadoras, como la hiedra. Todas son buenas alternativas para usar en lugar del césped o de pavimentos. Para su mantenimiento necesitan, comparativamente, menos cuidados: menos corte, menos riego, menos fertilización. Si las elegimos con acierto ayudan también a corregir deficiencias estéticas: iluminan zonas oscuras bajo árboles o arbustos, cubren sectores de difícil acceso, lugares escarpados o rincones adonde no podemos llegar con el cortacésped. Además, si usamos plantas con buena floración, aportan color y aroma. Son muchas las ventajas que ofrecen y diversas las opciones, solo falta conocerlas y decidir cuál es la mejor.
Todo comenzó con la llegada de dos cachorros, Giovanni el mastín y Betty la cimarrona. Hermosos y enormes, la alegría de verlos correr por el jardín terminó pronto. Les gustaban tanto las flores y el césped que se empeñaron en conocer hasta las raíces y en poco tiempo lo que fuera un cuidado jardín, con canteros y flores, terminó en un páramo. La decisión fue fácil: los perros no se van, así que se va el césped.
 Se sustituyó la gramilla por pedregullo, los canteros se agrandaron y se delimitaron con tablas de madera y, para dar color, se optó por mucho follaje de distintos verdes y texturas. Entraron al jardín las tapizantes: comenzó a crecer la hedera hélix variegada de hoja chica (la que también se usa como planta de interior), en una zona de sombra se puso viola odorata (la antigua violeta), siguieron las tradescantia (las de flores blancas y azules, las variegadas con blanco, gris y morado), la ajuga morada, los chlorophytum (los populares lacitos de amor, el típico con blanco y el de follaje verde), el liriope muscari (parecido al lacito pero más formal y con flores azules). Todas se desarrollaron bien, aprovechando la media sombra o protegidas del sol de la tarde.
Cuando los perros aprendieron a vivir en familia sin destrozar el jardín, se diseñó una nueva zona de césped, prolija y cuidada, y otra más silvestre donde crecen varias clases de tréboles, la hierbabuena y la dichondra. Este año aparecieron también frutillas silvestres y algunas plantitas de myosotis (la nomeolvides, con flores celestes en primavera y verano) probablemente escapadas de algún antiguo cantero. Incorporar tapizantes fue una excelente solución. Cubrieron las zonas en las que no iba a prosperar el césped, y el efecto logrado con los distintos follajes, colores, flores y perfumes resultó muy interesante. El jardín en su conjunto quedó muy bien: la zona clásica con césped bermuda es respetada por los perros, la de pedregullo es zona de tránsito, y, para el disfrute de los sentidos, está la zona más silvestre mezcla de césped y otras variedades de cubresuelos.
El mantenimiento requiere menos esfuerzo: basta con cortar de vez en cuando la zona mixta, controlar que no se instalen yuyos, abonar mucho menos en cantidad y frecuencia que cuando solo había césped. El riego es manual y se necesita únicamente cuando hace mucho calor en verano.
Pasto inglés (Ophiopogon japonicus)  
Altura máxima 25 cm. Herbácea perenne, cepitosa, forma masas densas. Las hojas son de color verde oscuro y hay una variedad casi negra. Prefiere la media sombra y soporta la sombra. No necesita corte y le da un aspecto prolijo y formal al jardín.
 
Lacito de amor (chlorophytum)
Altura máxima 45 cm. Herbácea perenne, de follaje verde o variegado. Muy vistosa y resistente, fácil de cultivar, muy usada en macetas pero excelente cubresuelos para zona de sombra.
 
Vinca (Vinca major)
Altura máxima 45 cm. Herbácea perenne, de follaje verde o variegado, con flores violetas. Después de establecida soporta suelo seco. Puede llegar a ser invasiva.
 
Santolina (Santolina chamaecyparissus)
Altura máxima 70 cm. Herbácea perenne, de follaje fragante, para pleno sol. Se puede plantar en jardines frente al mar. Florece en verano, cubriéndose de cabezuelas amarillas. El color del follaje es grisáceo o verde. No necesita riego. Al principio crece en forma redondeada y luego más desgarbada. Conviene cortarla drásticamente después de la floración y cambiarla cada 3 o 4 años.
 
Senecio (Klenia mandraliscae)
Altura máxima 25 cm. Crasa tapizante, resistente a la sequía, con follaje azulado muy bello, hojas cilíndricas. No se puede pisar pero forma un tapiz muy denso que no deja crecer otras plantas. No requiere mantenimiento luego de establecida.
 
Lamium (Lamium maculatum)
Altura máxima 20 cm. Pariente de la ortiga, prefiere la semisombra y los suelos bien drenados. Existen variedades de follaje blanco, plateado, amarillo, variegado.
 
Festuca (Festuca glauca)
Altura máxima 30 cm. Gramínea cepitosa, se destaca por su follaje azul grisáceo. Precisa sol, soporta las bajas temperaturas, pero se le secan algunas hojas. Para cubrir 1 m2 hay que plantar entre 10 y 15 plantitas. Se pueden pisar ligeramente.
 
Trébol blanco (Trifolium repens)
Altura máxima 15 cm. Leguminosa perenne de tallos rastreros, hojas trifoliadas color verde con rayas blancas, se mantiene verde todo el año. Puede ser pisada, pero es resbaladiza. Se puede cortar y prospera en suelos pobres.
 
Violeta (Viola odorata)
Altura máxima 15 cm. Planta perenne rizomatosa que se extiende por estolones, con hojas en forma de corazón y fragantes flores color violeta en invierno. Prefiere la semisombra o sombra, y lugares húmedos. Necesita riego si el tiempo está muy seco.
 
Dichondra, oreja de ratón (Dichondra repens)
Altura máxima 15 cm. Herbácea perenne, con hojitas en forma de riñón, usada como sustituto del césped. No le gusta el frío, con las heladas se pone marrón. Aguanta el pisoteo, pero menos que el césped. Se puede cortar, soporta la sombra y necesita poco riego.
 
Aliso (Alyssum maritimum)
Altura máxima 12 cm. Planta anual que se resiembra naturalmente, de crecimiento vigoroso, follaje verde, hojas pequeñas; se cubre de florcitas blancas perfumadas que duran mucho tiempo. Existen variedades de color rosado y violeta claro de floración menos espectacular. La mejor ubicación es pleno sol, a semisombra no florecerá tan profusamente.
 
Ajuga (Ajuga reptans)
Altura máxima 15 cm. Herbácea perenne, estolonifera, con hojas anchas ovaladas, de color verde oscuro, variegado o morado. Flores azules desde la primavera a otoño. Excelente para zonas húmedas y semisombra. En verano agradece riego.

82
Jadin / Como tener el cesped perfecto
« en: 23 de Septiembre de 2015, 11:33:42 am »
Para tener un césped sano y perfecto hace falta mucho trabajo de mantenimiento, pero, sobre todo, haberlo instalado correctamente. Cuanto mejor hayamos preparado el terreno, mejor va a lucir nuestro césped y más tiempo durará en buen estado. El césped necesita una base nivelada de por lo menos 0.5 cm de tierra suelta. No basta con poner una capa de tierra negra sobre un suelo compactado, con escombros y arena: se necesita una generosa capa de tierra rica sobre un subsuelo que drene bien.
Cuidados esenciales
- Instalarlo sobre un buen sustrato, profundo y con nutrientes.
- Cortarlo debidamente, del largo y con la frecuencia necesaria.
- Regarlo lo suficiente como para mantenerlo siempre verde, pero no encharcado.
- Quitar las malas hierbas.
- Airearlo y escariarlo por lo menos una vez al año, en primavera, y en lo posible repitiendo en otoño.
- Luego de airear o escariar el césped, poner por encima una mezcla de arena y compost para rellenar los agujeros, aportar nutrientes y dar mejor textura al sustrato.

Como tener cesped perfecto

AIREADO. Consiste en agujerear con alguna herramienta o máquina la superficie del césped; los agujeros ideales son de más de 10 cm. El aireado permite que se oxigene el suelo y por lo tanto facilita la absorción de los nutrientes por el césped.
ESCARIADO. Consiste en romper la capa que se forma entre la parte verde y la tierra. La terea se puede realizar rastrillando enérgicamente o con máquinas especiales. Los restos de los cortes van quedando sobre el suelo y al acumularse forman una capa impermeable.

Como tener cesped perfecto

Dos trabajos duros pero indispensables.

83
Arboles / Eucalipto de flores rojas
« en: 22 de Septiembre de 2015, 06:38:34 pm »
Eucalipto de flores rojas
Existe una gran diversidad de especies de eucaliptos, de las cuales una media docena son muy ornamentales. Entre ellas, la más destacada sin duda es el eucalipto de flores rojas, por su profusa y muy vistosa floración desde fines de primavera, prolongándose en muchos casos durante todo el verano.Nombre común
Eucalipto de flores rojas.
Nombre científico y orígen
Corymbia ficifolia
Familia: Mirtáceas
Australia
Aspecto y porte
Árbol de porte mediano a pequeño, de corteza rugosa, persistente.
Hojas: juveniles alternas, las adultas aovadas, acuminadas, coriáceas, de 6 a 10 cm. de largo.
Flores: dispuestas en amplios corimbos, rojas, anaranjadas, rosadas hasta casi blancas.
Fruto: Cápsula ovoide, de 2-4 cm. de diámetro, dehiscente por valvas apicales.
Exposición
Pleno sol. Prospera bastante bien próximo a la costa, sobre todo si no hay salitre.
Temperatura
Se adapta muy bien a temperaturas estivales. No resiste los fríos invernales cuando es joven.
Suelo
Fértil, húmedo pero bien drenado, liviano. Buena tolerancia a suelos arenosos.

Eucalipto flores rojas

Riego
Mantener húmeda la tierra alrededor de las raíces con riegos frecuentes en verano, sobre todo cuando el ejemplar es joven.
Plantación
Mejor a principios de primavera, una vez finalizado el período de heladas, estableciendo plantas provenientes de almácigos sembrados el año anterior.
Cuidados
No requiere cuidados especiales, salvo protección del frío y del ataque de hormigas en los primeros años.
Enfermedades y plagas
Requiere control de hongos en el almácigo, luego vigilar el ataque de hormigas.
Uso
Ornamental. Se destaca profusión de flores en varios colores. Su fructificación también es vistoso. En ocasiones la brotación es rojiza.
Lucimiento
En grupos de unas pocas plantas ubicadas próximas o como ejemplar aislado, es sumamente vistosa. Se lo puede observar también en alineaciones.
Plantas amigas
Se puede ubicar al frente de otros árboles más corpulentos, previendo que reciba buena cantidad de horas de sol.
Multiplicación
Se propaga por semillas, extremando los cuidados en referencia a la podredumbre de los almácigos, (?damping-off?).
Poda
No se poda, salvo para eliminar ramas secas.


84
Flores / Flores de color azul
« en: 20 de Septiembre de 2015, 05:49:25 pm »
Flores de color azul
El color azul es considerado como símbolo de consenso, y elegido para sus logos por organizaciones internacionales tales como la ONU, la Unesco y la Unión Europea. Hoy evoca la paz, la armonía y el equilibrio, y también nos recuerda el mar y el cielo, enormes espacios donde la vista se pierde y los pensamientos se desvanecen en la inmensidad. Un jardín donde prevalezca el azul seguramente será un sitio tranquilo donde sentarse a leer un libro, a meditar, o simplemente a disfrutar de la calma mientras observamos las flores. Los jardines azules no son fáciles de lograr. Terminan siendo jardines con flores celestes o violetas cuyos tonos cambian según la luz que reciban, porque la percepción del azul varía enormemente según el momento del día, la estación y las condiciones meteorológicas. Nuestro ojo es más sensible al azul en condiciones de baja luminosidad: al atardecer o en días nublados, las flores azules adquieren una tonalidad especial y nos parece que se destacan más o las vemos más brillantes.

Flores color azul

Aborde de los caminos las flores silvestres que más vemos son amarillas o azules. La achicoria (Cichorium intybus), de origen europeo pero naturalizada en casi todo el mundo, necesita para florecer suelos que drenen bien y sol pleno. Cornrnelina erecta, herbácea perenne nativa de nuestro pais, crece postrada y se llena de florcitas azules en verano y otoño. Los esquejes de tallos verdes enraizan rápidamente, y no necesitan mucho cuidado.

Flores color azul

Echium vulgare, un típico yuyo azul del campo, es resistente a las sequías y no muy exigente respecto al suelo, aunque prefiere los pobres en nitrógeno. Se comporta como bianual y alcanza una altura de 90 cm. La planta tiene varios tallos florales y, además del color de sus flores, se distingue por presentar pelos en el tallo y las hojas. Si la queremos en nuestro jardín, podemos buscar ejemplares jóvenes en las cunetas y bordes de caminos, y trasplantarlos con cuidado.

Flores color azul

En el reino vegetal el verdadero color azul es muy escaso. Hay pocas flores realmente azules; en cambio, abundan en tonos celeste, añil, violeta, lila. Todas ellas lucen bien solas, pero también combinan con todos los colores. Azul con verde y violeta forman una combinación armónica; con anaranjado producen contraste, y esta es la combinación más usada para destacar algo, empleando los colores puros o sus tonalidades.

Flores color azul

En lugares soleados donde el cielo se ve bien celeste los azules lucen más intensos, tirando a turquesa, y quedan bien asociados con fucsia y rojo, en una combinación cálida, adecuada para jardines de verano. En los meses menos soleados, los azules tienden a verse más oscuros. Para jardines de invierno, los violáceos y lilas combinan bien con el gris, el rosado y el amarillo crema.

Flores color azul

En jardines de sombra los azules se ven más intensos. Los agapantos a la sombra, por ejemplo, parecen más azules que si están al sol. Flores azules combinadas con flores blancas y con plantas de follaje grisáceo iluminan un jardín en las horas de poca luz. Es también una combinación ideal para jardines pequeños a los que queremos dar profundidad.

Flores color azul

Flores color azul

Flores color azul

Páginas: 1 ... 4 5 [6]